La importancia del trípode en fotografía gastronómica

Home / Sin categoría / La importancia del trípode en fotografía gastronómica

Si quieres lograr la máxima estabilidad en tus fotos de alimentos necesitas contar con un trípode. Este accesorio nos facilita muchísimo la vida a los fotógrafos culinarios, hasta el punto de que no salimos a trabajar sin él. Sigue leyendo y descubrirás cómo elegir el mejor para ti.

¿Por qué necesitas sí o sí un trípode para fotografía gastronómica?

No todos los elementos que usamos los fotógrafos gastronómicos resultan igual de necesarios. Pero hay uno de ellos que es casi tan importante como la cámara de fotos: nos referimos al trípode. ¡Es mucho más útil de lo que crees!

Si disponemos de un presupuesto ajustado y tenemos que ir comprando nuestro equipo de fotografía culinaria poco a poco, el trípode sería una de las primeras cosas que compraríamos después de la cámara y algún objetivo.

Podemos asegurarte que de nada sirve obtener una fotografía con una excelente edición, una iluminación óptima y un fondo muy cuidado si el resultado final carece de estabilidad. En nuestro curso de fotografía gastronómica solemos hablar mucho sobre la importancia de este accesorio.

 

Trípode para fotografía gastronómica

Hoy vamos a darte 5 razones de peso para que empieces a informarte para saber cuál es el tuyo:

  1. Mejora la nitidez de las fotos: Puede que hayas acertado con la composición o el producto que estás fotografiando luzca delicioso… pero si la imagen sale borrosa y sin textura… la fotografía no transmitirá calidad. Es un aspecto clave para distinguir al fotógrafo culinario profesional del aficionado
  2. Reduce el cansancio: las sesiones de fotografía gastronómica pueden ser bastante largas y las cámaras réflex no son precisamente un peso pluma.
  3. Es una gran ayuda para crear composiciones: resulta mucho más cómodo y pausado ir modificándolas si tienes tu cámara sujeta en un trípode.
  4. Resulta vital en las fotos gastronómicas cenitales: francamente, no nos imaginamos una forma mejor de sacar este tipo de plano que con un trípode. Lo mismo podemos decir de captar imágenes culinarias en movimiento.
  5. Nos permite modificar los encuadres de forma cómoda y rápida hasta dar con el más apropiado para el producto que fotografiamos.
  6. Si debemos tomar varias fotografías con el mismo esquema de luces y el mismo punto de vista, resulta de gran ayuda que la cámara quede fija mientras cambiamos al protagonista de nuestra escena.
  7. Al realizar imágenes compuestas por varias fotografías… pongamos de ejemplo la foto de una botella de vino en la que necesitamos fusionar tres fotografías en una… el trípode es simplemente imprescindible.
  8. Si debemos fotografiar con luz natural… siempre será mejor tirar de velocidad de obturación que de apertura de diafragma.

¿Cómo elegir tu trípode para fotografía culinaria?

Ahora que ya sabes porqué necesitas un trípode, te alegrará saber que no es necesario gastarte un dineral para conseguir uno en condiciones. Si estás empezando en la fotografía gastronómica, quizás no quieras invertir tu presupuesto en un trípode de columna de 1500€.

Para que tomes una buena decisión queremos compartir contigo algunos de los aspectos más importantes a la hora de comprar un trípode para fotografía de alimentos. ¡Quién sabe! Si juegas bien tus cartas quizás consigas un buen soporte para tu cámara por menos de 50 €.

  • Resistencia: para que no acabes con tu trípode roto el primer día es esencial pensar cuánto peso vas a cargar sobre él. Ten presente que, además de la cámara, soportará los objetivos y las baterías.
  • Altura: salvo que tengas una cámara Full Frame, te recomendamos un trípode que mida lo suficiente para realizar los planos cenitales con la mayor comodidad posible.
  • Materiales: de este aspecto dependerá el peso y resistencia de nuestro trípode. es súper importante que la zapata sea metálica y, si también lo es la rótula, mejor que mejor.
  • Con columna abatible: es perfecta para realizar los planos cenitales. También puedes lograrlos con un brazo extensible adicional.
  • Rótula: esto ya va en gustos. La de bola aporta más agilidad y la 3D refuerza la precisión. Según el tipo de fotografía que vayas a hacer y tus propias habilidades te convendrá más una u otra.
  • Peso: Imagínate con todo el equipo fotográfico a la espalda. Ahora súmale el trípode… Cuanto más ligero mejor.

elegir trípode

En definitiva, todos los fotógrafos culinarios necesitamos un trípode para fotografía gastronómica de todo tipo (desde bodegones hasta botellas de cerveza). Da igual que tengamos muchísima experiencia y un pulso de acero: sin este accesorio no podríamos conseguir unos resultados como los de nuestro portfolio.

 

Comments(0)

Leave a Comment