Iluminación en fotografía gastronómica: fuente de belleza

Home / Sin categoría / Iluminación en fotografía gastronómica: fuente de belleza

Después de los alimentos a fotografiar, la luz es lo más importante para conseguir una imagen irresistible. En este post os contaremos cómo debemos cuidar la iluminación en fotografía gastronómica para alcanzar nuestro objetivo: despertar el apetito de todo aquel que la contemple.

iluminación foto de producto gastronómico

¿Por qué es tan importante la iluminación en fotografía gastronómica?

 

Imagina la comida más deliciosa del mundo: un plato de pasta humeante recién salido del horno, una cremosa copa de helado o un suculento bistec a la brasa… bajo una fría luz de neón. La cosa pierde bastante, ¿no crees? Un fotógrafo gastronómico profesional debe encontrar la iluminación adecuada para cada tipo de alimento, cada estilo, y cada finalidad.

 

En fotografía gastronómica, tal y como explicamos en nuestro curso, no se trata de retratar alimentos para salir del paso: tenemos que hacer todo lo posible para sacar de ellos su mejor versión… y es ahí donde la luz juega un papel realmente importante.

 

La iluminación en fotografía gastronómica nos ayuda a que la comida luzca más atractiva y, por lo tanto, más apetecible. Una luz equilibrada en intensidad y temperatura es el mejor ingrediente que podemos añadir a nuestros platos

 

fotografia gastronomica

Estos son los 3 mandamientos de la iluminación en fotografía gastronómica

 

1.   Usarás la luz natural sobre todas las cosas

 

Asúmelo: en muchos casos, una gran ventana es el mejor foco que puedes usar a la hora de fotografiar alimentos (¡pero nunca el sol directo!). La luz natural puede ayudarnos a crear una imagen más realista y natural.

 

Cuando hablamos de iluminación de fotografía gastronómica, las opciones son muy numerosas, pero, aunque ya os hablaremos de los esquemas de iluminación en otro post, la iluminación lateral es una de nuestras favoritas. Este tipo de iluminación en fotografía consigue resaltar las texturas y dotar de más volumen a los alimentos. Puede acentuarse más, o servirnos de otra fuente de luz menos intensa o un reflector para suavizar sus efectos, pero es un tipo de iluminación que os invitamos a probar.

 

2.   No te obsesionarás con la temperatura de la luz

 

Suele decirse que, cuanto más cálido sea el color de la iluminación en fotografía gastronómica, más apetecible se verá el plato… Lo ideal es dejar el menor trabajo posible para la fase de edición, pero esto es algo que si prefieres, podrás modificar más adelante.

Aún así, si lo preferís, podéis tener la temperatura de la luz bajo control desde el principio si disparais en formato RAW.

 

3.   El equilibrio de la iluminación en fotografía gastronómica guiará tus pasos

 

Para lograr una imagen perfecta es importante tener en cuenta que ni la luz ni las sombras pueden ser demasiado intensas (a no ser que tenga una intencionalidad clara). El uso de difusores y reflectores respectivamente nos ayudarán a equilibrar el conjunto, dando a la foto un aspecto más natural y apetitoso.

 

Como difusor capaz de mitigar una luz demasiado potente nos puede valer un papel o tela de color blanco: bastará con ponerlo entre la fuente de iluminación y el plato para suavizar su intensidad.

 

tendencias en fotografía gastronómica 2019

Desde El Fotógastro te aportamos toda la experiencia que nos aporta el hecho de ser fotógrafos y cocineros para dotar de calidad profesional a las fotografías de tus proyectos gastronómicos: desde un bodegón hasta una botella de cerveza ¡No se nos pone nada por delante!

 

¿Qué te parece mirar nuestro porfolio para comprobar todo el partido que sabemos sacarle a la iluminación en fotografía gastronómica?

Leave a Comment