Bodegones en fotografía gastronómica: la fotografía hecha arte

Home / Fotografía / Bodegones en fotografía gastronómica: la fotografía hecha arte

El bodegón (o naturaleza muerta) es uno de los tipos más populares de la fotografía culinaria. Si se hacen las cosas bien, podemos lograr una foto que no tenga nada que envidiar a un cuadro de dicha temática.

 

Los bodegones en fotografía gastronómica se definen por su composición, ya que siempre reúnen un grupo de alimentos. Aunque lo parezca, nada en ellos queda al azar: cada cosa está donde debe estar y lo hace por una buena razón. Sigue leyendo para descubrir cuáles son sus secretos.

bodegón pescado

El arte de componer un bodegón para fotografía gastronómica

 

Realizar un buen bodegón de fotografía culinaria no solo requiere ser un buen fotógrafo, sino también saber componerlo hábilmente. Los alimentos deberán estar colocados de forma natural y, si hay un producto protagonista, los demás no deben entrometerse.

 

La clave para componer correctamente nuestro bodegón de fotografía gastronómica es saber que el producto en cuestión será la estrella de nuestra foto… y eso es algo que el resto de elementos deben respetar.

fotografía de alimentos bodegón

Imagina que tenemos que fotografiar un queso y queremos rodearlo de otros productos para crear un atractivo bodegón de fotografía gastronómica. Desde luego, no se trata de poner comida sobre la mesa como si acabáramos de llegar del supermercado ¡Quedaría fatal!

 

  • Debemos usar alimentos que combinen bien con nuestro protagonista (uvas, una copa de vino tinto, higos, orejones…). Introducir una ensaimada o una taza con café en la composición, además de chocante, no tendría razón de ser.

 

  • No todo en el bodegón es comida, también debemos cuidar el fondo, los utensilios de cocina y la superficie sobre la que descansarán los alimentos. Podemos situar nuestro queso sobre una bandeja de pizarra, una superficie de madera… y rodearlo de los accesorios apropiados (una tabla de madera, una lira, un rallador, etc.).

 

  • Todo en nuestro bodegón de fotografía gastronómica se dirige a un único fin: Integrar a nuestro alimento en una escena, contextualizarlo, vestirlo, arroparlo… pero sin perder nunca su papel protagonista. Así que nada de situarlo cerca de productos capaces de eclipsarlo. Por ejemplo, poner una pata de jamón ibérico o un filet mignon cerca de nuestro queso distraerían considerablemente al espectador.

 

¿Cuáles son las claves de un buen bodegón de fotografía gastronómica?

 

La composición del bodegón

bodegón fotografía gastronómica

La composición de bodegón nos indicará qué ponemos y dónde. Un fotógrafo gastronómico profesional no hace las cosas al tun-tun, por eso debemos tener claro desde el principio cuál es el mensaje que vamos a transmitir con esa imagen. Lo mejor es tener las ideas claras antes de empezar a colocar comida sobre la mesa, ¿no crees?

 

Componer correctamente un bodegón de fotografía gastronómica conlleva recrear una imagen armoniosa y artística, como si de una pintura flamenca del s. XVII se tratase. Si al mirar el resultado a través del visor de la cámara, nos parece estar contemplando un cuadro, habremos hecho las cosas bien ¡Recuerda que estamos tratando de despertar emociones a partir de una naturaleza muerta!

 

Iluminando nuestro bodegón de fotografía gastronómica

 

La luz juega un papel decisivo en cualquier foto… y la fotografía gastronómica de bodegones no es una excepción. Dar con la iluminación adecuada es vital para nuestro bodegón, ya que, gracias a ella, lograremos crear un juego de luces y sombras perfecto para dar a la imagen ese aspecto barroco tan atractivo, crear volúmenes, acentuar texturas… o todo lo contrario. Crear una composición limpia, elegante y atractiva.

tendencias en fotografía gastronómica 2019

Una opción muy acertada a la hora de fotografiar un bodegón, y que podéis probar en casa, con poco material, es utilizar una fuente de luz natural, y complementarla con varios reflectores. Lograréis una imagen natural y apetitosa.

 

———

 

Un bodegón bien compuesto (y bien fotografiado) es un poderoso reclamo para cualquier profesional de la gastronomía: fotos de producto, redes sociales, fotografía editorial, publicidad, fotos de Restaurate ¡Tiene muchísimas aplicaciones!

 

En El Fotógastro aunamos la experiencia de ser fotógrafo y chef en un solo lugar… y eso se nota a la hora de sacar el máximo partido a nuestros bodegones de fotografía gastronómica, logrando con ellos unos resultados tan profesionales como apetecibles. Solo tienes que mirar nuestro portfolio y nuestra galería de Instagram (@elfotogastro) para ver de lo que somos capaces ¡Contacta con nosotros y descubre todo lo que podemos hacer por ti!

 

Comments(0)

Leave a Comment